ÉRASE UNA VEZ ... LA NAVIDAD EN VIGO.

Turismo de Vigo

Érase una vez ...

un lugar mágico en el que, durante la Navidad, los árboles, los muñecos de nieve, y libros de cuentos se iluminan y se hacen gigantes para que todo el mundo se le dibuje una sonrisa al verlos.

Los niñ@s pueden deslizarse por el tobogán del poblado navideño, subirse a lomos del Camello Real, conducir el “ Tren do Nadal ” o darse una vuelta en el tiovivo. Si quieren, también pueden llamar a la puerta de la casa de Papá Noel y contarle en persona lo buen@s que han sido ...

Todos los días, a las seis de la tarde, un botón secreto enciende las luces y adornos navideños del lugar, para que la gente pueda pasear por la noche y sacarse todas las fotos que quiera, rodeados de música y colores.

Aquellos que están un poco más cansados, o tienen prisa, pueden subirse al “NadalBus” que, cuando anochece, recorre la ciudad para que sus pasajeros puedan disfrutar de la iluminación navideña, de forma rápida y cómoda.

A los grupos de amigos les encanta ir a las pistas de patinaje sobre hielo. También es muy divertido recorrer tiendas y mercadillos buscando regalos de amigo invisible o para ayudar a los elfos con los encargos navideños ...

La noche que se acaba el año, la gente se reúne en sus casas o en la “Plaza de América” para comerse 12 uvas al son de las campanadas. Y después se abrazan, se besan y salen a divertirse hasta el amanecer. Los más golosos no se van a la cama sin antes desayunar el ya tradicional chocolate con churros.

Pero lo mejor de todo es que, puede pasar de todo en cualquier momento y en cualquier lugar: personas que se ponen a bailar de repente, papanoeles en moto, coros cantando villancicos o SS MM los Reyes Magos de Oriente paseando sus carrozas y repartiendo caramelos.

¿ Y cómo se llega a este sitio extraordinario ? Os preguntaréis.

Muy fácil: Cerráis los ojos, lo deseáis muy fuerte y ... venís a Vigo.


Aquí, la Navidad no se cuenta, se vive.