VERNE EN VIGO

Turismo de Vigo

El escritor francés Jules Verne dedica a la Bahía de Vigo uno de los capítulos de “20.000 leguas de viaje submarino”, alimentando la leyenda sobre el tesoro de Rande con su popular personaje Capitán Nemo y el no menos famoso submarino Nautilus, que le permite abastecerse del oro perdido bajo las aguas en la Batalla de Rande para financiar sus aventuras.

 

Conoció la ría y Vigo años después de escribir la novela, cuando buscaba refugio de un temporal para su precioso yate Saint Michel III, de 31 metros de eslora. Arribó a la ría el 1 de junio de 1878 y, durante los días que estuvo en la ciudad, recibió el cálido aprecio de los vigueses, por la propaganda que su conocidísima novela hace de la ría de Vigo .

 

En su segunda visita, seis años después, viene a buscar ayuda técnica. Y se la presta el industrial vigués Antonio Sanjurjo Badía, propietario de los talleres La Industriosa, sitos en el Arenal, donde repara la avería del yate. No hay prueba escrita de la amistad que la tradición atribuye al escritor y al que, años después, construyó un submarino que bajó con éxito a las profundidades de nuestra ría; pero el ingenioso submarino de D. Antonio, -que se puede visitar hoy en el Museo do Mar de Galicia-, cuenta mejor que nadie la capacidad viguesa de transformar en realidad los sueños...

 

Y de no olvidarlos. En el primer centenario de la muerte de Jules Verne, en 2005, la Asociación de Mujeres Empresarias de Pontevedra encarga y dona a la ciudad una escultura en honor del escritor, obra del artista vigués José Molares. Está situada en el Muelle del Comercio. En ella, Verne se sienta sobre el calamar gigante que en la novela ataca al Nautilus, y que está recreado con enormes tentáculos de bronce, que hacen las delicias de los niños que se fotografían sobre ellos cuando visitan Vigo.

Etiquetas: